Entrevista Carolina Kostner



La elección perfecta

En 2006, Italia estaba mirando a la patinadora Carolina Kostner como la que podría ser sensacional en las olimpiada de Torino. Cuando la Federacion italiana tomo la decisión de que fuese Kostner la portadora de la bandera olímpica para el equipo,surgieron varia protestas por parte de algunos de los atletas mas veteranos de Italia, como lo fueron Giorgio Rocca, Stefania Belmondo, yArmin Zoggeler . Sin embargo, su opinión no fue tomada en consideración. Desde el punto de vista de la gestión deportiva italiana , Kostner fue la elección perfecta. Era casi un símbolo y no sólo uno de los atletas que podrían ganar una medalla en los Juegos Olímpicos.

Un año antes de los Juegos, Carolina, de 18 años, se convirtió en la primera dama italiana en ganar una medalla en el Mundial. En ese momento, todo mundo decia, "Kostner tiene todo para lograr los resultados - maravillosas habilidades naturales, buenos genes (su madre fue una patinadora y ex campeóna nacional de patinaje, el papá es un jugador de hockey, su tía Isolde Kostner es un gran esquiadora), un entrenador inteligente con puntos de vista muy adecuados y la escuela de Alemania del Este. Ella es una de las pocas atletas que nunca dudaria de su entrenador en cualquier circunstancia.

Su imagen es perfecta. Carolina habla varios idiomas, fue criada de la manera correcta. Es acogedora y respetuosa con los ancianos (y debido a su corta edad, lo que incluye casi todos los periodistas). En sus entrevistas, se puede ver claramente el sentimiento de su autoestima, su sentido del humor, su inteligencia y profundamente analítica. "

Kostner necesitaba ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Turín para hacer realidad el sueño italiano. Ella terminó novena. Después de eso, ganó los europeos durante dos años seguidos e incluso terminó segundo en los mundiales del 2008. Un año más tarde, la racha exitosa de la patinadora con más talento en Europa había terminado - Kostner no pudo terminar más arriba del sexto lugar en los dos ultimos campeonatos del mundo.

La patinadora intento un cambio de entrenadores y se fue con uno de los mejores entrenadores, Frank Carroll, pero su cambio no fue un éxito - Kostner fue 16 en las Olimpiadas de 2010 en Vancouver. Después de los Juegos, regresó a Italia y a su viejo entrenador Michael Huth y luego empezó la temporada muy bien, terminando segundo en la Final del Grand Prix en Beijing.

Me encanta Patinar

P: ¿Se trata de entender por qué para usted las temporadas Olímpicas tienen tan poco éxito ?

R: EL Recuerdo de Vancouver duele tanto que traté de lanzar estos recuerdos de mi cabeza durante varios meses. No estaba funcionando bien, así que finalmente tuve que preguntarme: "¿Por qué no lo hago?" Creo que esta es la razón: antes de los juegos en 2010 , tuve una sensación constante de que se lo debo a todo el mundo - los fans, a mi entrenador, mi familia, todos los que esperaban un resultado grande de mí durante varios años.

Sin embargo, realmente sentí que antes de los Juegos de Turín, no antes de Vancouver solamente. Al principio, sentí que todo el mundo esta sinceramente orgulloso de mí porque yo era la primera dama italiana en llegar al podio Mundial y ganar un oro europeo para Italia. Fue Muy pronto, sentí que constantemente tenia que cumplir con las expectativas de alguien en cualquier condición.

Por otra parte, también yo sinceramente pensé que tenia que cumplir con estas expectativas no importaba el por qué. Por lo tanto, estaba rodeado de demasiada presión mental, pero yo ejercia la presión sobre mí misma la mayoría del tiempo.

Es por eso que en 2009, tomé la decisión de ir a entrenar en los Estados Unidos. Naturalmente, yo esperaba que el cambio afectará positivamente a los resultados. No fue así, y comencé a cavar más profundo tratando de encontrar la razón. De repente me di cuenta de que los resultados no son lo más importante para mí en el patinaje. Me encanta y quiero patinar. Quiero salir y patinar donde me siento más cómoda, es decir, en casa.

Yo aprendi mucho durante un año que he pasado en los EE.UU., y creo que creci mucho. Yo no tenía a mi familia conmigo y cada día era un reto, pero me hizo más fuerte. Cuando volví a Europa, me senti mucho más feliz.

P: ¿Cuál fue la ciudad donde has pasado este año?

R: Los Angeles. Fue maravilloso - la pista, las condiciones de formación, los entrenadores, pero ya sabes ... Europa es sobre las tradiciones en primer lugar. Creo que percibes sobre todo en los pueblos alpinos pequeños como Bolzano donde naci y pase la mayor parte de mi vida, donde la gente me conoce, la hija de Patricia y Erwin, una chica que se crió en frente de ellos, y no la patinadora famosa .

En realidad, lo he descubierto en los Estados Unidos - la profundidad de estas tradiciones y habitos dentro de mí y lo mucho que se pierde fuera de casa. Echaba de menos el invierno, la nieve, las decoraciones de Navidad en las ventanas de las tiendas y en las calles, la Navidad Europea. Yo siempre quería estar en casa.

KWAN era mi ídolo

P: ¿Por qué eligió a Frank Carroll como entrenador?

R: Michelle Kwan fue mi ídolo desde que era una niña muy pequeña. Carroll fue su entrenador. No me cabía duda de que trabajar con un entrenador como él me traerá el éxito, pero todo resultó ser mucho más difícil. En primer lugar, tuve que cambiar la técnica, entonces todo se vino abajo, entonces perdi la motivación, y luego me di cuenta de que tenia que volver.

Estoy absolutamente feliz ahora, y también porque puedo estar con mi familia y con la persona a la que yo amo.

Q: ¿Es un atleta también?

R: Sí, él es un campeón olímpico de 50 kilometros en caminata (el italiano Alex Schwazer)

Q: ¿Cual crees que es la mayor diferencia entre Carolina Kostner, que patinó en su primeros europeos en 2003 y Carolina Kostner ahora?

R: Yo tenía dos combinaciones triple-triple en mi programa libre en 2003, y yo podía hacerlas sin fin. Yo todavía realizo estos saltos, pero me he dado cuenta por un tiempo que el patinaje artístico no es sólo acerca de saltos y combinaciones dificiles.

Pasé por un momento muy difícil cuando comenze a crecer, cuando mi cuerpo cambió y se rompió el equilibrio. Cuando veo a las chicas muy jóvenes que patinan ahora, no es que estoy celosa de ellas. Digamos que me acuerdo cuando yo era así. En general, he aprendido a ser inteligentes sobre esto y sé exactamente lo que mi cuerpo es capaz de hacer.

P: ¿Y qué es eso?

R: Es el "diesel" - es mi broma. Necesito mucho tiempo para llegar en la práctica y va a un determinado nivel. En la primera mitad de la temporada, por lo general tengo un programa corto maravilloso y no puede administrar el programa libre. No estoy preocupada por él ahora, porque he aprendido a aceptar todo lo que me pasa a mí como un hecho. ¿He hecho un sencillo en el programa libre? Al infierno con eso! Es mi salto y me gusta aunque sea un sencillo. Así es como patino y me siento en absoluta armonía dentro de mí. Sin embargo, para ser completamente honesta, estoy un poco celosa de aquella Carolina, que patinó en Malmö en 2003 y nunca pensó en lo difícil que es a veces lograr un buen resultado.

P; Por lo tanto, usted todavía piensa que el resultado es importante?

R: Creo que una vez voy a ir sobre hielo y patinar en el programa que a todos nos gustaría y que mi entrenador simplemente le gustaria ver junto con todo el mundo, en lugar de pensar, lo he hecho mal, èl sentira su corazon roto, por que el se preocupa mucho por mi.

P: ¿Quiere decir Michael Huth?

R: Sí. Él siempre se ve muy tranquilo, pero no es el caso. Lo conozco muy bien, hasta el punto de que nunca tenemos que hablar mucho en las prácticas - que ambos se entienden desde la mitad de una mirada. A veces pienso que Michale sabe lo que está pasando en mi cabeza mejor que yo.

PADRES Y NIÑOS

P: ¿Realmente no puedo imaginar cómo se decidió dejar a Huth por Carroll.

R: Voy a tratar de explicarlo. Cuando empecé a trabajar con Michael, él era como un padre para mí. Es probable que incluso tenía más autoridad que mi padre. Varios años más tarde, un tiempo que siempre ocurre en la relación padre-hijo vino - Comencé a resistirme a todo lo que el me decia. Llegamos a la conclusión de que sería mejor para los dos a tomar un tiempo de espera y descanso de los dos.


Es completamente diferente ahora. Hablamos como dos adultos que hacen una cosa en comun y ambos están interesados en llegar a la meta lo más rápido posible. Estoy muy agradecida con Michael por darme la libertad de elección.

P: ¿Qué piensan los padres sobre su movimiento?

R: Ellos nunca trataron de presiónarme. Mi padre sabe muy bien lo que es el deporte de élite. Él estaba en el equipo olímpico de hockey de los Juegos en 1984 en Sarajevo y es entrenador en la liga italiana de hockey ahora. Mi mamá me llevó a patinar, pero nunca me exigió que ganara. Ella sólo dijo: "Si te entrenas en serio, trata de hacer lo mejor que puedas." Aún así, mamá y papá siempre apoyaron a mi entrenador en todo.

P: ¿Tus padres son sabios.

R: Sí. No es que no se solía hacer bien, pero Italia nunca había chicas de patinaje en el nivel que he alcanzado. Desde que Huth me llevó allí, su palabra era la ley para mis padres. Si Michael dijo, debe ser verdad.

Cuando se enteraron de que quería irme, no interferieron, pensando que sería lo más inteligente que hacer. Me explicaron que en primer lugar ellos lo que quieren es que yo sea feliz, pero la felicidad no significa sólo el entrenador, aunque él es el mejor del mundo. Esto significa la vida y las oportunidades que ofrece. Si llego a la conclusión de que soy más feliz en el extranjero, es mi destino. Resultó que mi destino estába en patinar en Europa

"Bloody Caroline"

P: Todos los años te veo en las competiciones, con los dedos siempre vendados.

R: Oh, sí. Para muchos oídos, Tomas Verner y yo nos formamos, junto con Huth, y Tomás, incluso me dio el apodo de "Bloody Carolina". Constantemente me corto las manos con las cuchillas, y todo el mundo se venda para evitar cortarse.

P: Por cierto, cuando Tomás decidió ir a entrenar en Canadá, usted intento convencerlo de lo contrario?

R: No, Michael, dijo que Tomás tiene que tomar su propia decisión, y tenemos que respetarlo. En cuanto a mí, sé lo difícil que es para Tomás. Sé lo que siente y que está pensando, por lo que no me sorprenderia si regresa.

Q: ¿Te gustaría eso?

R: Sí. Siempre me gusto la formación, junto con él. Tomás es un adicto al trabajo. Es demasiado. Es más fácil y más divertido trabajar en grupo cuando las prácticas son muy duras. Por eso, siempre me ha gustado los campos de entrenamiento que Michael a menudo organiza en Oberstdorf, Alemania. Cada año, muchos patinadores fuertes vienen allí. Todos tenemos una relación maravillosa y se conocen desde hace mucho tiempo. Esto incluye a personas que trabajan en los vestuarios o hacer el hielo de la pista. Eso es lo que más extrañe en los Estados Unidos, las relaciones de esa manera. Tal vez fue la mayor razón por la que regrese.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Eteri Tutberidze: El entrenador no debe alabar todo el tiempo

POSIBLE DOPAJE DE KSENIA STOLBOVA DESATA CONTROVERSIA EN RUSIA

EKATERINA BOBROVA Y ANDREI DEPUTAT, UNA HISTORIA DE AMOR